Tecno

Tierra del Fuego, desempleo: de 30 empresas de electrónica, hoy quedan sólo 4

fabricado



A ningún presidente brasileño, norteamericano o alemán, de derecha o de izquierda, se le ocurriría bastardear una industria clave para el futuro como la industria electrónica", afirma con furia la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone.

Sus palabras tienen un claro destinatario: Mauricio Macri, quien critica con dureza a la industria fueguina. Más aun, le endilga el haber dilapidado multimillonarios fondos para un resultado final muy pobre -el mero ensamble de piezas importadas- y la responsabiliza por la falta de avances concretos y escasos desarrollos de valor agregado.

Macri lamenta que en Ushuaia "haya un único muelle" para cruceros, una inversión a la que catalogó como "menor" frente "a los millones destinados a subsidios para tener una industria armando celulares".

Para el Ejecutivo, esa zona del país "reúne trabajo necesario y genuino para la logística de la Antártida y toda la pesca". Con esas palabras, deja claramente expresada su visión sobre el futuro del polo austral.

Concretamente, considera que debe convertirse en un hub exportador de alimentos y que tiene que abandonar la idea de producir tecnología, al no tener la escala suficiente, ni generar innovaciones disruptivas a nivel global, ni poder competir con la mano de obra barata de países asiáticos.

"Son lamentables las palabras del Presidente. Con total desprecio por la industria electrónica de nuestra provincia, habla de los costosos subsidios que van destinados a fomentar la industria y que podrían ir a otras obras", se defiente Bertone desde su teléfono iPhone que, por cierto, no sale de las líneas de montaje fueguinas.


Más galpones abandonados

La pelea entre ambos mandatarios se da en un contexto muy particular: es el peor momento que atraviesa el polo, cuyo sustento normativo es el régimen de promoción industrial relanzado en épocas de Cristina Kirchner, allá por 2009.

En la isla, prácticamente todas las variables se mueven en terreno negativo, comenzando por los volúmenes de producción y niveles de empleo, que quedan reflejados en la cantidad de compañías que ya han tenido que cerrar sus puertas.

Numerosas empresas con sus líneas de montaje -de las que antes salían televisores, celulares, aires acondicionados o computadoras- quedaron convertidas en galpones completamente vacíos y abandonados.

Un relevamiento realizado por la Unión Obrera Metalúrgica en Ushuaia y Río Grande, pone cifras al asunto:

- Unas 10 firmas que formaban parte de este polo productivo ya dejaron de operar
- Otras 10 están con suspensiones totales o parciales
- Apenas 4 mantienen relativa normalidad, remarcan desde el sindicato

La siguiente infografía detalla las empresas que han quedado inactivas



El principio de esta ola de cierres comenzó cuando, al inicio de la gestión de Cambiemos, el Gobierno modificó las condiciones del programa Conectar Igualdad, llevando a la firma IFSA –que producía portátiles­­– a una situación de crisis.

El panorama se vio agravado cuando, a comienzos de 2017, una medida oficial eliminó los aranceles a las importaciones de notebooks para promover una fuerte baja de precios en la plaza local y la mayor competencia del exterior

El directivo de una compañía líder advierte que nada de esto se terminó cumpliendo: "Por la devaluación y las altas tasas de interés, las ventas internas se terminaron desplomando. Hoy día, casi el 90% del mercado está copado por dos marcas y la oferta de modelos es paupérrima".

- Al ocaso de IFSA, que desarrollaba PC de la línea BGH Positivo, se sumaron otros nombres:

- Uno de ellos es el autopartista Visteon (fabricaba lavarropas)

- Otros dos son Leanval y Telecomunicaciones Fueguinas(celulares)

- También dejó de operar JO&ED (TV y microondas)

- Al desplome se anexó Interclima (aires acondicionados), del Grupo Mirgor

- También quedó inoperativa Foxman (aires acondicionados): fue tomada por operarios que salieron a vender equipos para mantener a sus familias

- A la debacle se sumó Audivic (TV y equipos de aires): cerca de 70 empleados están tratando de convertirla en una cooperativa

- KMG Fueguina acaba de cerrar sus persianas: tenía la licencia para producir artículos Kodak, incluyendo celulares

- Según la UOM, otras 10 compañías están al borde del abismo y operan con suspensiones
- Otra caso resonante es BGH: de 1.800 empleados (año 2013) hoy quedan menos de la mitad (800)
Carrier es otro "peso pesado" que sucumbió: de casi 500 trabajadores (2013), ahora se cuentan menos de 200

Fuente: iProup

Una jubilada quiso suicidarse en las vías del subt...
Se inauguró la ampliación de la Unidad Sanitaria d...