Sociedad

Manifestantes marcharon del Congreso a Plaza de Mayo contra el maltrato animal

th-8

 Los casos de los perros Rubio y Chocolate, muertos brutalmente, conmovieron a los proteccionistas y a los amantes de los canes, que no tardaron en manifestar su dolor y malestar a medida que se develaban los detalles escalofriantes que acabaron con sus vidas.

En memoria de ellos y de todos los animales que día a día padecen de la crueldad es que un conjunto de grupos y asociaciones protectoras de animales convocó a la sociedad a manifestarse "contra el maltrato y la crueldad con los animales".

"Estamos pidiendo que se respeten los derechos animales. Yo soy de Quilmes donde en los próximos días se sancionará la ley que pone fin a la TAS (tracción a sangre)", dijo Stefy Gorda, una de las rescatistas de animales y organizadora de la convocatoria que enumeró los motivos de la manifestación. "Concentramos frente al Congreso de la Nación en reclamo de justicia para todos nuestras animales y para que condenen a sus asesinos. Por Rubio, que fue asesinado despiadamente en Mar del Tuyú; por el perro Rodrigo, de Valentín Alsina, por Pancho, por Oli y por todos lo que cayeron en manos de crueles asesinos. Estamos acá para que las penas sean más severas para los asesinos de nuestros peluditos".

Gorda, contó que cada semanas ve situaciones por demás dolorosas: "Ya levantamos varias perras violadas, encontramos desde hace un tiempo parte de animales tiradas en las inmediaciones del arroyo y en cercanías de un lugar donde hay templos de una secta... Parte de gatos y otros animales. También sacamos caballos tirados. Esto tiene que parar, es hora de ponerle un punto final porque la gente está sacadísima", aseguró.

Por su parte, Eliana Couso, presidente de la Asociación ALUISA (asociación que lucha contra la tracción a sangre), explicó que los vecinos comenzaron a autoconvocarse para reclamar en favor de los animales luego de los casos más conocidos y de otros que no llegaron a tomar estado público, pero que ocurren en los barrios.

Al ser consultada sobre la reforma de la ley de maltrato animal cuya pena máxima es de un año de prisión para el agresor, lo que la hace excarcelable, Couso sostuvo "el problema no es solamente aumentar las penas contra los agresores sino que el Poder Judicial no está a la altura del cambio de paradigma porque no tiene perspectiva animalista. Entonces, con una ley más dura puede ser que cambie un poco, pero el Poder Judicial debe convencerse de que este tipo de delitos son delitos a tener en cuenta y que tienen que actuar y no evadir como hacen siempre porque demoran mucho en tomar las denuncias".