Sociedad

El padre de Greta Thunberg reveló que el activismo climático sacó a su hija de la depresión

GretaThunberg

El padre de Greta Thunberg, Svante, reveló detalles respecto de como activismo contra el cambio climático cambió tanto la vida de su hija como la del resto de su familia: explicó que ayudó a Greta a salir de una depresión, pero reconoció que le preocupa la manera en que la podría afectar el hecho de ser un personaje reconocido globalmente. También, indicó, inicialmente creyó que era una mala idea que Greta se pusiera a la vanguardia de las huelgas escolares que catalizaron el movimiento mundial.

En declaraciones a la BBC, Svante Thunberg, un actor de 50 años convertido en productor, explicó que previo a comenzar su activismo, su hija sufrió de depresión durante "tres o cuatro años". "Dejó de hablar, dejó de ir a la escuela", recordó. Y agregó que "la peor pesadilla para un padre" se materializó cuando Greta comenzó a dejar de comer.

Para tratar de ayudarla a mejorar, dijo, tanto el como su esposa Malena-cantante de ópera y ex participante del popular concurso de canto continental Eurovision- redujeron sus responsabilidades laborales y comenzaron a pasar más tiempo con ella. La decisión estuvo combinada con una mayor consciencia ecológica, tema por el cual Greta se interesaba desde los nueve años.

Svante Thunberg se hizo vegano y Malena dejó de volar en avión, algo que "trastocó toda su carrera"."Hice todas estas cosas. Sabía que eran las cosas correctas, pero no lo hice para salvar al planeta., sino para salvar a mi hija". Contó el padre. Al hacerlo, explicó, vio cómo "ella creció y cuánta energía sacó de ello".

 Las declaraciones tuvieron lugar en el marco de una edición especial del programa "BBC Radio 4 Today", que fue editado por la joven activista como invitada especial. Allí, Svante reveló que inicialmente no respaldó el activismo de su hija, que comenzó -y continúa- con huelgas escolares que tienen lugar los viernes para reclamar contra la falta de acción contra el cambio climático. "Pensamos que era una mala idea, que nuestra hija esté allí en la vanguardia de algo tan controversial", expresó. "Ningún padre desea eso".

El productor también explicó que le preocupaban a los comentarios negativos que su hija recibe en bases regulares debido a su exposición. Pero aseguró que su hija "lidia increíblemente bien con ellos". "Francamente no sé como lo hace, pero la mayoría del tiempo se ríe. Lo encuentra hilarante", dijo. La misma Thunberg confirmó las declaraciones de su padre en otro pasaje del programa.

Ejemplos de la manera en que Thunberg responde a comentarios con alcance mediático mundial tuvieron lugar este mes, cuando los jefes de Estado de tres países -Estados Unidos, Brasil y Australia- hicieron referencia a su activismo o declaraciones que había emitido.

En concreto, luego de que Thunberg mostrara su enfado con los líderes mundiales durante la Cumbre para la Acción Climática de la ONU, Donald Trump escribió que la joven "Parece que es una niña muy feliz, entusiasmada por un futuro brillante y maravilloso." "¡Qué bonito verla!", tuiteó el mandatario. Poco después, la joven activista hizo suya la ironía y cambió su perfil de Twitter para definirse como una "una joven muy feliz mirando hacia un futuro brillante y maravilloso".

Consultada sobre lo que le habría dicho al presidente si hubieran hablado en el marco de la cumbre en Nueva York, Thunberg dijo: "Sinceramente, no creo que le habría dicho nada porque obviamente no está escuchando ni a los científicos ni a los expertos, entonces ¿por qué me escucharía a mí?". "Así que probablemente no le habría dicho nada, no habría perdido mi tiempo", declaró.

Un hecho similar sucedió cuando el jefe de Estado brasileño, Jair Bolsonaro la llamó "mocosa" luego de que la joven activista sueca denunciara el asesinato de dos indígenas en la Amazonía y lo vinculara a la deforestación ilegal. A modo de respuesta, Thunberg sustituyó la descripción de su perfil de Twitter por la palabra "Pirralha" ("mocosa" en portugués).

El movimiento iniciado por Thunberg en agosto de 2018 -llamado "Fridays For Future" ("Viernes por el Futuro")- se ha expandido todos los continentes, y miles de jóvenes activistas celebraron sus propias protestas. Thunberg ha dado discursos ante líderes mundiales y se convirtió en la figura excluyente de los encuentros multilaterales organizados por la ONU.

A los 12 años, a Thunberg se le diagnosticó síndrome de Asperger, un trastorno del espectro autista. "Mi cerebro funciona un poco diferente, así que veo el mundo desde otra perspectiva", explicó Thunberg a la AFP. "Soy muy directa, digo las cosas como son y cuando decido hacer algo, lo hago sin dudar", añadió, considerando que su diagnóstico es una fortaleza. La activista terminó la educación secundaria obligatoria en junio y tuvo que seguir sus estudios desde el extranjero debido a sus numerosos viajes.

 FUENTE: INFOBAE.