Política

El futuro de Vidal: primero vacaciones, después decide el rumbo

th

 Lo primero que hará María Eugenia Vidal es irse de vacaciones. Recién a su regreso, hacia mediados de enero o febrero, comenzará a definir su futuro. Quienes la conocen la ven con la intención de buscar un trabajo o retomar una carrera universitaria, más que de ponerse al frente de una mesa bonaerense de Juntos por el Cambio. Estará en esa mesa, pero no necesariamente como la conductora. Si esa voluntad de la ex gobernadora bonaerense se mantiene, ya hay más de un interesado en ocupar su lugar como líder de la oposición a Axel Kicillof. El primer anotado es el intendente de Vicente López, Jorge Macri, que cuenta con el respaldo de su primo, el ex presidente Mauricio Macri. Pero tendrá competencia. Entre los que se anotan para suceder a Vidal están también el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y el de Mar del Plata, Guillermo Montenegro. El juego de tronos recién empieza.

Cuando todavía gobernaba y sus acólitos proyectaban planes a futuro, se hablaba de que iba a crear una fundación, de que iba a convocar a los bloques para mantener la unidad (cosa que hizo mientras seguía siendo gobernadora), y que iba a ser la cabeza presente de la oposición bonaerense. Pero todo eso puede cambiar, o postergarse. La fundación, por ejemplo, quedaría para más adelante, no por ahora.

El primer plan que tiene Vidal son las vacaciones. Unas largas vacaciones, al igual de las que se tomará Macri. Todavía no tenía decidido el destino, pero de seguro no volverá hasta mediados de enero o incluso febrero. Recién ahí enfrentará su primera decisión: qué hacer laboralmente. Separada hace tiempo del ex intendente de Morón Ramiro Tagliaferro, Vidal residió mientras era gobernadora en una base militar. Así que la resolución de su vida cotidiana no será un tema menor. "Hasta febrero no quiere hablar, aunque va a seguir en política", afirma o se esperanza un dirigente que la siguió de cerca a sol y sombra.

Pero en estos días después de la gestión surgieron las versiones de que Vidal realmente quiere "tomarse un descanso de la política, tomar distancia de todo lo que pasó y dedicarse a su familia", según contó a este diario otro allegado a la ex gobernadora. Puede ser que intente retomar alguna carrera universitaria.

"No tiene en mente volver a ser candidata", advierten algunos que la conocen, aunque en su círculo cercano seguirá habiendo una fuerte presión para que cambie de idea. También advierten que está cansada de las intrigas del PRO, por lo que no estaría al frente de una mesa política opositora en la provincia de Buenos Aires. "Puede que se siente a la mesa, pero como una más", advierten.