Política

Alberto Fernández enfrentará un duro reto en el Senado para legalizar el aborto

th-13

 El Senado se convertirá en el centro del debate por el proyecto de la legalización del aborto que, de acuerdo con el anuncio de ayer del presidente Alberto Fernández, la Casa Rosada enviará al Congreso dentro de los próximos diez días.

El Gobierno no detalló todavía qué diferencias tendrá su iniciativa con la que se debatió en 2018 y se aprobó en la Cámara de Diputados, proyecto que no pasó el filtro del Senado. Si el contenido fuera el mismo o muy similar, dos años después, con una nueva composición de ambas cámaras, el Senado seguiría siendo un terreno hostil para el avance del plan de despenalización.

El día de ayer en el Congreso se especulaba sobre cuáles serían los posibles cambios que podrían incluirse en el proyecto que el Ejecutivo enviará dentro de los próximos días para ampliar la base de apoyos. "Si son 14 o 12 semanas y el tema de la objeción de conciencia para las instituciones privadas que así lo dispongan podría terminar de inclinar la balanza a favor de la sanción de la ley", evaluó en diálogo un senador oficialista.

El proyecto promovido por la Campaña Nacional a favor del Aborto Legal, Seguro y Gratuito no contemplaba la objeción de conciencia y establecía que se podía abortar hasta la semana 14 de gestación.

Luego de que el presidente Fernández reavivara ayer el debate, en el interior del oficialismo ya comenzaron a verse las primeras fisuras que adelantan un debate álgido.

El adelanto del envío del proyecto al Congreso provocó en el recinto los festejos de las legisladoras y funcionarias que más militaron por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo en los últimos años. Algunas, incluso, se emocionaron. Lo mismo ocurrió fuera del Congreso, en la plaza, donde un extenso aplauso cerrado celebró el anuncio.