Uma, la nena de Sierra de la Ventana que hace alcohol en gel para regalar

1584448974127

Bajó del auto con su papá para ir a un comercio de Sierra de la Ventana y se quedó paralizada. No podía creer que una pareja de abuelitos se fuera sin poder comprar alcohol en gel. Miró a su papá que la tomaba de la mano y le propuso: "¿Si hacemos para regalar?".

Uma tiene apenas 5 años. Nació en Bahía Blanca pero vive entre las sierras desde hace tres inviernos. Su papá, Gabriel Allende, la define como una nena muy particular, locuaz y observadora, con un gran apego por el bosque y los animales, y una gran capacidad para ponerse en el lugar del otro.

Gabriel respondió que sí a la pregunta de su nena y así comenzaron a fabricar alcohol en gel en su casa para entregar en el polirrubro El Duende y en la comisaría de la localidad serrana.

—En Sierra no se consigue alcohol en gel ni tampoco líquido. Empezamos a hacerlo con aloe vera, que acá abunda, y un poco de alcohol que nos donó previamente el polirrubro sabiendo lo que queríamos hacer —cuenta el papá de la nena, que también graba videos con medidas preventivas por el coronavirus.

Gabriel, siempre acompañado de la pequeña Uma, compró los envases y entre los dos hicieron las etiquetas. Sacar la parte media de la planta fue una tarea engorrosa: tardaron cuatro horas en obtener la cantidad suficiente para su primera producción. Pero el tiempo no les preocupa: desean que todo aquel que quiera y necesite pueda tenerlo.

—Vimos el aprovechamiento de muchas personas que negocian con esta enfermedad [...] La idea surgió de la nena porque siempre hablamos estas cosas en casa: ella absorbe todo, es una esponja.

Uma, que va a la última salita del jardín y disfruta mucho de cantar, vive con su mamá Valeria Cámara, quien redacta y administra el sitio de un medio periodístico; y su papá Gabriel, que trabaja como perito forense.

La familia decidió mudarse a Sierra para llevar una vida más tranquila y lo consiguió: cuentan que encontraron la paz que buscaban a tal punto que ya no usan el cable. Prefieren la naturaleza y aprovechar los tiempos libres para ayudar.

—Lo importante no es solo tener tiempo, hay que saber qué hacer con él. De esta situación tenemos que salir entre todos, siendo solidarios —remarca Gabriel