Pigüé: un guardavidas le salvó la vida a un pequeño.

Pigue

La rápida intervención de un guardavidas permitió que un niño de tres años no se ahogara con un caramelo mientras jugaba en una pileta del parque municipal de Pigüé.

El hecho ocurrió en las últimas horas en el complejo natatorio municipal de aquella ciudad y tuvo un feliz final gracias a la rápida y efectiva acción del guardavidas Carlos Castello Luro, oriundo de Puan, quien fue alertado de que un pequeño presentaba signos de atragantamiento por haber comido un caramelo masticable.

"El nene se estaba ahogando, entonces, sin perder la calma, le practiqué la maniobra de Heimlich. La vía respiratoria se desobstruyó y en lugar de expulsar el caramelo, se lo tragó", manifestó el guardavida.

En cuanto al estado de salud del niño, dijo que "al rato estaba perfecto, jugando nuevamente en el agua".

Maniobra de Heimlich

La maniobra de Heimlich, llamada Compresión abdominal es un procedimiento de primeros auxilios para desobstruir el conducto respiratorio, normalmente bloqueado por un trozo de alimento o cualquier otro objeto.

Es una técnica efectiva para salvar vidas en caso de asfixia por atragantamiento.


Fuente: La Brujula