Pigüé: los vecinos hacen una marcha para que los municipales levanten el paro

1576524919575

Mientras el conflicto por una recomposición salarial parece estar en un callejón sin salida –los trabajadores piden un 10% antes de fin de año y el Ejecutivo saavedrense les ofrece 5%- y se mantiene el paro de actividades, un grupo de vecinos de Pigüé está convocando a una marcha con la consigna "Basta de paros".

En este marco, mediante una cadena de Whatsapp, los vecinos impulsan una concentración en plaza Sarmiento para mañana a las 20 en repudio al paro de actividades, por el cual desde el domingo 8 no se realiza la recolección de residuos, y desde el viernes 6 la atención en los hospitales de Pigüé y Saavedra se da en forma irregular. En este último caso, si bien los médicos no adhieren a la medida de fuerza, sí lo hace un sector importante del personal.

Incluso, en la mañana de hoy un par de vecinos confrontó cara a cara con los manifestantes, llegando a increpar al titular del STM, Néstor Batista, reclamando que "protesten todo lo que quieran, pero no con bombas de estruendo ni bombos", mientras el gremialista explicaba las razones de la medida de fuerza.

Luego, en el hall de entrada municipal, otro vecino que se encontraba realizando un trámite en el interior –la administración trabaja en forma casi normal- fue a hablar directamente con el titular del gremio, con quien discutió cara a cara.

Al respecto, el gremialista dijo que "no nos tiembla la mano por los ataques en las redes sociales; no nos mueven el termómetro".

"Vamos a evaluar si nos hacemos presente en la marcha, porque no queremos estar de paro. Escúchennos para no tener que parar; estamos en contra de hacerlo para conseguir un derecho. Pero solo nos escuchan cuando estamos de paro", señaló.

En horas de la mañana, luego de una reunión con el intendente Gustavo Notararigo realizada en las primeras horas de la mañana hoy, Batista anunció que "vamos a hacer una ranchada, porque como somos unos negros de mierda (SIC) queremos choripán y toldería".

El gremialista reconoció que el municipio no cuenta con los fondos para hacer frente al reclamo salarial, y que si bien "el Ejecutivo pretende un voto de confianza y que agarremos el 5%, para hablar del resto en enero, no existe el compromiso porque no están los presupuestos provincial ni nacional".