El MIB fue seleccionado para la digitalización de ejemplares del periódico El Puanense

El-Puanense



El Museo Municipal Ignacio Balvidares - luego de haberse presentado al Concurso 2019 DE SUBSIDIOS para DIGITALIZAR material DOCUMENTAL - ha sido seleccionado para proceder a la digitalización de ejemplares del periódico El Puanense, dado el valor documental e histórico.

El concurso forma parte del Centro de Estudios Históricos e Información Parque de España (CEHIPE), en asociación con la FUNDACIÓN BUNGE Y BORN y con el auspicio de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID),

El CEHIPE y la Fundación Bunge y Born tienen el objetivo de promover a través de este concurso una mayor exposición y difusión de los acervos institucionales y de sus colecciones.

El CEHIPE dispondrá de los medios necesarios, tanto en equipamiento como en recursos humanos, para llevar a cabo exitosamente los procesos de digitalización de los proyectos seleccionados.

A las instituciones ganadoras del concurso se les entregará una copia digital producto del reformateo realizado en el proyecto y otra copia de resguardo quedará en custodia del CEHIPE.

Para adjudicar los subsidios se consideró la importancia histórica del material a procesar, su estado de conservación, la frecuencia con que es consultado y cómo se planea realizar el trabajo de digitalización. También se tuvo en cuenta los recursos y capacidad de la institución para la difusión del material digitalizado en plataformas de internet, las características y antecedentes de la institución solicitante —en particular su capacidad de gestión— y los recursos de contraparte que movilice.

PERIODICOS EL PUANENSE

HISTORIA

El 9 de julio de 1911 aparecía, en Puan, la primera edición de un semanario muy recordado: El Puanense.

Este acontecimiento fue un adelanto para la prensa escrita de aquella época. Fue un órgano opositor a la política municipal, de clara orientación conservadora.

Su fundador fue el Sr. Anastasio Luro, quién contó con la colaboración de Ernesto Aviñón.

Su lema fue ¨periódico independiente en defensa de los intereses locales¨.

Constaba de 6 páginas, de tirada semanal, de redacción anónima, con encendidos mensajes políticos.

La primitiva imprenta estuvo ubicada en la esquina de Teniente Daza y Moreno.

Remitirse a sus páginas es adentrarnos en la vida de la comunidad de Puan: Originales artículos de interés general, notas literarias, anuncios sobre oficinas públicas, nacimientos, casamientos, fallecimientos recordatorios, cumpleaños, extravíos y viajes, junto a los avisos comerciales, conformaban un medio que logró por más de medio siglo mantener la expectativa de los vecinos, quiénes ansiosos esperaban una nueva tirada.

En el año 1913, un título nos anuncia un impasse, cuyos motivos se desconocen.

Hacia 1929, el Puanense cambia formato, ampliándose el tamaño de la hoja; y tiraje, llegando a los 900 ejemplares.

En el año 1932, Luro se retira, quedando al frente de la empresa los hermanos Aviñón: Ernesto como propietario y Tomás como su administrador. Aproximadamente entre los años 1937 y 1938 la imprenta se traslada a la esquina de la Avenida San Martín y Rivadavia donde en un local se anexó también el rubro librería.

En 1962 aparecen las primeras fotografías en las páginas de sociales.

Edición tras edición, el tiempo fue transcurriendo y El Puanense fue la escuela donde varios jóvenes se iniciaron en el mundo laboral, muchos de los cuales continúan y otros ya conforman varias generaciones de imprenteros.

El 18 de julio de 1967, con el fallecimiento del Sr. Tomás Aviñón, deja de aparecer este semanario que fue sin lugar a duda una gran fuente de información que contribuyó a la consolidación del periodismo local.

La imprenta es un ejército de veintiséis soldados de plomo con el que se puede conquistar el mundo.

(Johann Gütemberg)