Día mundial del Malbec: ¿Es un mito el del vino tinto con la carne roja y el blanco con el pescado?

malbec


Este miércoles 17 de abril se celebra el Día del vino Malbec en todo el mundo y hablamos sobre el mito? del matrimonio entre el tinto y la carne roja y el blanco con los pescados.
 

¿EL BLANCO VA CON EL PESCADO Y EL TINTO CON LA CARNE ROJA?

Jean Baptiste Pilou: Porque queda más rico en la boca, básicamente. Pero no es una regla fija ese maridaje. Depende mucho de la salsa, del tipo de vino... Hay tintos que pegan muy buen con algunos pescados o con alguna salsa roja o más pesada, por ejemplo.

Juan Casarsa: Esto es como medio un mito. Si tenés un pescado muy grasoso o mariscos ahumados se acompañan muy bien con un vino tinto más ligero en taninos y no tan intenso en el cuerpo. Hay carnes como cerdo o pollo que pueden ir con Chardonne o blancos con mucho cuerpo y mucho volumen. Lo que tiene es que los blancos son mucho menos intensos entonces acompañan muy bien los pescados; cuanto más grasosa es la carne necesitas vinos más tánicos para poder acompañarlo bien.

Diego Mansilla: No es una regla general, pero para mí es algo muy tradicional. Hoy en día podés comer un buen plato de carne o pescado (como el bacalao) con un Pinot Noir porque es un vino ligero y además, con la materia grasa que tiene el bacalao, te limpia la boca. Los mariscos van muy bien con los blancos porque tienen más acidez y son vinos más perfumados, poco más frutales y frescos. En el caso de los tintos va muy bien con las carnes porque al tener más materia grasa, tiene más taninos y se necesitan para limpiar un poco el paladar.

Camila Lapido: Se dice eso por una cuestión de estructura y de tenor graso. El pescado tiene menos grasa que una carne roja, sin embargo hay distintos niveles de tenor graso en ambos tipos de carnes. Podríamos hablar de una carne roja de caza, más magra, como el ciervo, o bien de una carne más grasosa o suntuosa, como un cordero de larga cocción. Las diferencias, sobre todo, están marcadas por la guarnición. Es por eso que hoy en día podemos hablar de acompañar pescados con vino tinto: si tuviéramos una guarnición de hongos, lentejas o incluso remolachas con caracteres más terrosos, tranquilamente podríamos acompañar un pescado con un pinot noir o con un cabernet franc, con ciertas cepas que no tengan una gran estructura tánica para poder resaltar la fineza del pescado y darle preponderancia a que se luzca.

Con las carnes rojas sí se puede aprovechar la parte tánica de los vinos tintos, eligiendo la cepa más adecuada para el tipo de cocción y guarnición. Fuente

Este domingo: Nueva jornada al aire libre en Darre...
Senado: sanciona por unanimidad la ley contra el a...