Campo

Pesar en el sector agropecuario por el fallecimiento de Rubén Miranda.

1572470633352

A la edad de 73 años, falleció ayer el ingeniero agrónomo Rubén Miranda, quien durante 43 años trabajó como fitomejorador en el Criadero de Cereales que la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) posee en Cabildo.

La noticia sacudió al movimiento cooperativo argentino y repercutió en los centros de investigación de trigo, a los que estaba vinculado este destacado profesional.

Miranda se había retirado —hace un par de meses— de la actividad en el seno de ACA, tras haber sido, junto al ingeniero agrónomo Hans Aage Olsen, quien puso en marcha (en 1976) el establecimiento de investigación y desarrollo de variedades de trigo, del cual fue director.

Su vida como profesional transcurrió entre el Criadero de Cereales de ACA y la docencia en la Universidad Nacional del Sur, como profesor de la cátedra Mejoramiento Vegetal.

Asimismo, representó a Coninagro en la Comisión Nacional del Semillas y recorrió el mundo intercambiando experiencias con muchos programas de mejoramiento genético de trigo.

Como fitomejorador, junto al equipo del Programa Trigo de ACA, fue creador de destacadas variedades de este cereal, que hicieron y siguen haciendo historia en el campo argentino, al desarrollar materiales con equilibrio en producción, calidad y sanidad.

Estaba casado con Teresa Zanetti, con quien tuvieron tres hijos: Maximiliano, Inés y Soledad y cuatro nietos, Trinidad, Catalina, Juan Marcos y Félix.

Sin dudas, en el ambiente se despide a un brillante profesional y a una excelente persona, que deja un legado imborrable en todos los ámbitos donde se desempeñó. Sus restos son velados en Bonacorsi y recibirán sepultura mañana, jueves, a las 12 en Parque de Paz.